Pinterest, o mi manera de coleccionar cosas bonitas (y II)

may 1, 2012   //   by Ana Vidal   //   Blog, Redes sociales  //  Comentarios desactivados

Pinterest no sólo se queda en reunir una colección personal de fotos bonitas, cosas curiosas, vídeos o incluso textos. Las grandes y, también poco a poco, las pequeñas empresas le están sacando un enorme partido ya que cada una de esas fotos o vídeos que añadimos a nuestra colección puede tener un enlace a su página web o blog.

Hay tres maneras de añadir pins a nuestra colección:

  1. Subiéndolos directamente desde nuestro ordenador.
  2. Haciendo pin desde la web que estemos visitando. Muchas páginas ya han añadido un botón “Pin it”, o bien nos instalamos un botón que añadiremos a nuestra barra de marcadores.
  3. Haciendo pin desde Pinterest. En este caso se llama repin.

En todos los casos te da la opción de guardarlo en el board o tablero que tú quieras.

La cuestión está en que si haces pin desde una web o blog, el que pinche en Pinterest en la foto que has seleccionado le redireccionará a esa misma web o blog, lo que provoca un mayor tráfico de visitantes. Así mismo genera un crecimiento piramidal de visitas: incluyo una foto en mi colección, 20 de mis seguidores la ven y hacen repin, aumenta la probabilidad de que visiten la web original, y así con los seguidores de mis seguidores, etc.

Y aquí tengo que hacer un inciso. Resulta que puedes modificar la URL de la foto en la que haces repin pinchando simplemente en Edit dentro de la foto. ¿Esto qué implica? Pues sencillamente que cualquier foto que te interese, menos las que hayas subido desde tu ordenador, puede hacer que redireccione a tu web o blog y deje de ir a su dirección original. Esto aún creo que no está muy claro en las políticas de uso y privacidad de Pinterest, al menos por el momento y que yo sepa.

Habrá que tener cuidado con esta práctica, lo he comprobado hace poco y te hace sentir un poco frustrada, al menos a mí. Me encontré con una foto de una tarta bastante bonita (y apetecible) y pinché para que me llevara a la web de origen. Para mi sorpresa me llevó a una página en Facebook de una confitería de mi ciudad.

Habían conseguido el propósito de hacerme llegar a su página de fans. No me hizo mucha gracia porque realmente me interesaba la web original, pero consiguieron que me paseara un rato por su página, viendo sus fotos y buscando la tarta sin encontrarla.

El caso es que todas las grandes marcas andan como locas añadiendo su perfil en Pinterest, con muchas acciones de marketing como la anterior pululando por las cabezas de los creativos, unas más lícitas que otras.

Veremos hasta dónde llegará la curva ascendente de la red social de moda.